Cuando hablamos de sorbete  nos viene a la cabeza una bebida, generalmente lo que nos dan en los banquetes entre la carne y el pescado. Nunca nos imaginamos que un sorbete pueda ser cremoso, nada más lejos de la realidad, y lo podeís comprobar en nuestras heladerias.

En su momento tomamos la decisión de diferenciar bien lo que son los helados de leche de los de frutas, es decir de los sorbetes.

Podemos definir nuestros sorbetes en tres frases:

  • No pueden llamarse helado porque no contienen materia grasa. 
  • Llevan hasta un 50% de fruta fresca (nada de concentrados, ni aromas, ni sabor a ….), en pulpa o en zumo exprimido en fiordilatte por supuesto!!
  • No llevan leche, sino que su base es el agua.

La falta de materia grasa, hace que la sensación de frescor en boca sea mayor que en un helado de crema; por eso están especialmente indicados para los días más calurosos.

Verdad que las fresas no saben como los chicles de fresa?? pues lo que buscamos en nuestros sorbetes es auténtico sabor a fresa, a mango, kiwi, plátano, mora, frambuesa, pera, limón, naranja, mandarina, lima, piña, peladillo, melocotón, albaricoque, ciruela!!! Y la mejor forma de conseguirlo es usar fruta de verdad y con buen sabor de temporada!!

Por supuesto también podéis mezclarlos con cava y realizar un fantástico sorbete para beber, o combinarlos con licores para hacer fabulosos cócteles (que por cierto podeís probar en el fiordilatte de Sarria en el paseo del Malecón)

Si los helados son digestivos, los sorbetes lo son aún mas por lo que os recomiendo probar despúes de un buen cocido!!!