En 2005 toman la decisión de venir a Lugo e iniciar la aventura fiordilatte. Antia deja su trabajo en un laboratorio de análisis de alimentos y viene a Lugo, inicialmente a trabajar a una central lechera. Raffaele deja su trabajo como directivo y se va a Roma a aprender/trabajar a una prestigiosa heladería de la ciudad.